Terapia ocupacional y los trastornos de la alimentación

trastornos alimenticios

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), conocidos también como trastornos de la alimentación, son una situación muy común y que afecta a millones de personas de cualquier rincón del mundo.

Podemos definir este trastorno como una alteración en el comportamiento alimenticio normal y que suele estar relacionada con la distorsión de la propia persona sobre su imagen física.

Dentro de los numerosos trastornos de la alimentación podemos destacar la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón como algunos de los trastornos más relevantes y comunes.

 

trastornos alimenticios

 

¿Qué es la anorexia?

La anorexia nerviosa es una restricción de la ingesta energética en relación con las necesidades que presenta una persona. De esta manera, la principal consecuencia de esta enfermedad se refleja en una importante reducción de peso que puede acarrear todo tipo de problemas de salud.

Esto es, podemos determinar que, en un caso de anorexia, el paciente desarrolla fobia a engordar, lo que significa que se produce una alteración en la forma en la cuál el paciente percibe su peso o constitución.

 

¿Qué es la bulimia?

La bulimia nerviosa es otro trastorno alimenticio frecuente que se caracteriza por episodios recurrentes de atracones, con el agravante de que, posteriormente, se llevan a cabo diferentes comportamientos compensatorios inapropiados.

Algunos de estos ejemplos de comportamientos inadecuados son provocarse el vómito, el uso de laxantes o diuréticos, el ayuno o, finalmente, el ejercicio excesivo.

Para que un paciente sea considerado como bulímico es necesario que se reproduzcan estas situaciones al menos una vez a la semana durante un espacio de tiempo de tres meses.

 

¿Qué es el trastorno por atracón?

Aunque este trastorno cuenta con una serie de similitudes respecto a la bulimia, es importante destacar que este trastorno se caracteriza por la ingestión de una cantidad de alimentos muy superior al resto de personas y, a su vez, por la falta de control durante la ingesta de comida.

Algunos de los signos más habituales que tienen lugar durante el trastorno por atracón son comer más rápido de lo normal, comer grandes cantidades de alimentos cuando no se tiene hambre o comer solo puesto que el paciente siente vergüenza por la gran cantidad de comida que ingiere.

 

Relación entre la terapia ocupacional y los trastornos alimenticios

Para entender la relación entre ambos conceptos, es necesario aclarar que el origen de este tipo de trastornos puede deberse a una amplia variedad de causas como, por ejemplo, el factor genético o los entornos poco favorables.

Asimismo, es importante destacar que la presión social también supone una de las principales causas por las que cada vez son más los pacientes que sufren trastornos alimenticios, algo que no es de extrañar si consideramos que se ensalza la delgadez.

Un rasgo común de las personas que padecen un trastorno alimenticio es que tienden a aislarse de su entorno, de modo que la participación en actividades irá disminuyendo considerablemente.

Para entender esta situación, es necesario aclarar que un paciente que sufre un trastorno relacionado con la alimentación desarrollará una serie de consecuencias como la baja autoestima o la influencia negativa de las opiniones externas, de forma que es lógico que evite aquellas situaciones donde pueda sentirse mal.

Considerando estos ingredientes, es evidente que la terapia ocupacional está considerada como una de las alternativas más recomendables en la rehabilitación de los trastornos alimenticios.

El objetivo de esta intervención será la de analizar el desequilibrio que tienen lugar en las distintas áreas de desempeño, con la finalidad de conseguir un equilibrio ocupacional a la hora de llevar a cabo una serie de actividades de su vida cotidiana. De este modo, se favorece las relaciones sociales y una mayor participación en actividades grupales.

Queda claro que existe una relación directa entre ambos conceptos y la realidad es que cada vez son más las personas que padecen todo tipo de trastornos alimentarios que han conseguido grandes avances gracias a la terapia ocupacional.

Otro importante factor que merece la pena destacar es que, en la actualidad, encontramos especialistas en este tipo de terapias, de modo que se las actividades que se llevarán a cabo estarán adaptadas a las necesidades que presentan este tipo de pacientes.

¿Qué actividades ocupacionales realizan los pacientes con trastornos alimenticios?

En caso de que aún no entiendas la relación entre la terapia ocupacional y los trastornos alimenticios, es momento de explicar las diferentes actividades que llevan a cabo estos pacientes.

En primer lugar, destacaremos las actividades de la vida diaria como una de las alternativas más importantes y es que tareas relacionadas con el autocuidado o la imagen corporal serán muy útiles para el paciente a la hora de encontrar el equilibrio, tanto físico como emocional.

Por otro lado, mencionaremos las conocidas como actividades instrumentales como otra de las acciones que cuentan con una mayor relevancia entre aquellas personas que padecen trastornos como la anorexia o la bulimia.

A través de estas actividades guiadas, se elaboran y preparan menús saludables o se acude al supermercado para hacer la compra.

Finalmente, no nos podemos olvidar de mencionar las actividades de participación social como otro elemento clave en una terapia ocupacional. Dentro de estas actividades, podemos establecer de diferentes tipos, como las actividades relacionadas con el deporte o aquellas que están relacionadas con la expresión corporal.

Otra de las posibilidades es conocida con el nombre de arte terapia y engloban todas aquellas actividades que tienen como finalidad exponer los miedos y las emociones a través de las artes plásticas, siendo el dibujo o la cerámica algunos de estos ejemplos.

Las actividades sociales son una opción muy efectiva para el paciente, dado que se trata de una oportunidad ideal de reestablecer un aspecto esencial en la vida cotidiana, de modo que no es extraño que se le dé mucha importancia a estas actividades.

En conclusión, podemos determinar que la terapia ocupacional se ha convertido en una de las alternativas más recomendables a la hora de tratar pacientes con trastornos alimenticios, siendo una solución que es extensible a otros trastornos. En CuidarteAyuda contamos con profesionales que poseen una amplia y dilatada experiencia en este sector, si necesita orientación o asesoramiento profesional no dude en contactar con nosotros.

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

8 − 1 =

Back To Top