Terapia Ocupacional, integración sensorial y trastorno del espectro autista

espectro autista

En los últimos años ha crecido considerablemente el impacto de la terapia ocupacional, un aspecto que no nos debería extrañar si tenemos en cuenta que se ocupa de la promoción del bienestar y de la salud a través de la ocupación.

Para entender mejor la importancia de la terapia ocupacional, es preciso destacar que su principal objetivo es capacitar a las personas a la hora de desarrollar todo tipo de actividades cotidianas en su vida diaria.

 

espectro autista

 

Integración sensorial

La Teoría de la Integración Sensorial tiene su origen en la década de los 60’, cuando la Doctora Jean Ayres publicó sus primeros estudios relacionados acerca de trastornos sensoriales y perceptivos que afectaban a niños con déficit de aprendizaje.

A través de estos estudios científicos se afirmaba que los sentidos nos ofrecen información muy valiosa relacionada con el cuerpo y con el entorno que nos rodea, siendo el cerebro el encargado de organizar, clasificar y ordenar estas sensaciones.

Es importante aclarar que la integración sensorial se inicia antes de nacer, dado que el feto ya toma consciencia de los movimientos de su madre. Es cierto que la genética cuenta con un papel relevante en la integración sensorial, sin embargo, hay que destacar la importancia de trabajar esta integración para conseguir unos mayores progresos.

De hecho, uno de los principios fundamentales de estos estudios es que el mayor desarrollo de la integración sensorial tiene lugar después de una respuesta adaptativa, es decir, la respuesta que le damos a una experiencia sensorial que se compone de un propósito y de una meta.

En último lugar, no debemos olvidar que los sistemas sensoriales son olfato, gusto, vista, tacto, vestibular y propiocepción, siendo estos tres últimos los que cuentan con una mayor importancia dentro del marco de la integración sensorial.

 

Problemas habituales de procesamiento sensorial

En caso de que existan problemas relacionados con el procesamiento sensorial, tiene lugar una incapacidad neurológica que nos impedirá poder dar respuestas adaptadas en todo tipo de situaciones. La Teoría de la Integración Sensorial explica que existen dos variedades de problemas de procesamiento sensorial. Son los siguientes:

Desorden de modulación sensorial

Este problema hace referencia a la capacidad que tiene el Sistema Nervioso Central para regular el nivel de alerta y, de este modo, poder ofrecer respuestas adaptadas que sean eficaces.

En aquellos casos donde existe un desorden de modulación sensorial observaremos variaciones en las respuestas del niño y que se clasifican en hiperrespuesta o en hiporrespuesta.

Si hablamos de una hiperrespuesta hacemos referencia a la situación en la que el niño recibe demasiada información sensorial y, como consecuencia, la respuesta será desmedida para la actividad que realizan, siendo esta una situación que se conoce como inseguridad gravitacional y provoca que los niños sean miedosos y eviten todo tipo de situaciones.

En cambio, la hiporrespuesta tiene lugar cuando el niño cuenta con un pobre registro de sensaciones, una situación que causa pasividad en los niños, aunque también existe la posibilidad de que realicen una búsqueda exagerada de sensaciones.

 

Desorden de discriminación sensorial

Estamos ante un tipo de desorden que afecta, en esencia, al control motor. Esto es, los niños no tienen la capacidad para hacer el uso adecuado de la fuerza o no notan si tienen partes del cuerpo sucias, como las piernas o la cara.

Este desorden es conocido también con el nombre de dispraxia y tiene una base sensorial que está causada por la baja discriminación táctil-propioceptiva. De este modo, podemos afirmar que la forma en la cuál procesamos la información sensorial tiene un impacto directo en todo tipo de habilidades como, por ejemplo, las de planificación, ideación, motora o ejecución.

 

¿Cómo interviene la terapia ocupacional desde el enfoque basado en la integración sensorial?

En primer lugar, es necesario aclarar que la intervención desde el enfoque que nos ofrece la integración social no es una tarea sencilla, dado que requiere la formación específica en IS de los terapeutas ocupacionales.

Asimismo, otro importante detalle que debemos tener en cuenta es que la sala de tratamiento debe contar con una serie de requisitos relacionados con la seguridad, la evaluación y el seguimiento de cada paciente, siendo también esencial una estrecha colaboración con los padres y el resto de los profesionales que atienden al niño.

Una de las particularidades de esta terapia ocupacional adaptada es que propone actividades que involucren al niño y que sea esencial su participación, puesto que se trata de una excelente oportunidad de poder demostrar respuestas que están adaptadas a las metas que propone el profesional.

En esencia, podemos establecer que se trata de un tratamiento adaptado que consta de una experiencia sensorial unido con un desafío, con la particularidad de que los objetivos estarán adaptados tanto a la situación como a las necesidades que presenta cada niño.

 

Integración Social en niños diagnosticados con TEA

Dentro de la Teoría de la Integración Sensorial encontramos un apartado que apunta que una de las consecuencias de los niños que padecen TEA es que cuentan con diferentes problemas a nivel sensorial.

Uno de los ejemplos más habituales está relacionado con los sonidos fuertes, dado que la amplia mayoría de los niños con TEA se asustan y se tapan los oídos en estas situaciones.

Es momento ahora de conocer algunos ejemplos donde quedan demostradas todo tipo de evidencias en niños con diagnósticos de TEA y que están clasificadas dependiendo de su patrón de disfunción.

Destacaremos la hiporrespuesta como uno de los problemas sensoriales comunes en el TEA y que se observa debido a la falta de respuesta ante estímulos sensoriales, mientras que también destacaremos la hiperrespuesta como otra situación habitual y que causa una respuesta exagerada ante diferentes estímulos.

Incluso, es necesario destacar que existe el conocido como patrón mixto, es decir, una mezcla de respuestas de hipo e hiperrespuesta que afecta a aquellos niños que padecen TEA.

De este modo, no es extraño que la terapia ocupacional se haya convertido en una interesante alternativa que ayudará a los niños con TEA a conseguir una mayor calidad en la realización de sus actividades cotidianas. En CuidarteAyuda contamos con profesionales que poseen una amplia y dilatada experiencia en este sector, si necesita orientación o asesoramiento profesional no dude en contactar con nosotros.

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

5 × cuatro =

Back To Top