La necesidad de un terapeuta a domicilio

terapia ocupacional a domicilio

Es extremadamente importante en el cuidado diario de los ancianos, quienes con mayor frecuencia luchan con trastornos físicos y mentales. En ese caso, las terapias en hogares se pueden dividir en terapias físicas, intelectuales y manuales.

Sin duda, una terapia es una receta muy eficaz para el cuerpo y el espíritu de todo ser humano, independientemente de su sexo y edad. Es por ello que aquí te hablaremos más sobre la necesidad de un terapeuta a domicilio.

¿Qué es lo más exigente en terapia domiciliaria?

Terapia ocupacional a domicilio

La Terapia Ocupacional realizada en el domicilio como parte del recorrido terapéutico, ayuda y apoya al paciente permitiéndole participar en su vida diaria, sin importar sus potencialidades y limitaciones. Todo se realiza en su entorno, adaptando las actividades, objetos o espacios.

La multidimensionalidad de las terapias ocupacionales favorece el mantenimiento de un sentido de comunidad con otras personas y brinda diversas oportunidades para el desarrollo personal.

En muchas personas mayores, esto puede ayudar a restaurar rasgos y habilidades que han desaparecido como resultado de una enfermedad o cambios físicos o neurológicos indeseables.

Un papel muy importante de la terapia a domicilio, es satisfacer las necesidades de autorrealización y la necesidad de un contacto constante con las personas. Además, brinda la oportunidad de desarrollar una distracción y ocupar el tiempo libre.

El terapeuta ocupacional es capaz de transmitir al paciente ese sentido de utilidad que había perdido y esto le aportará confianza y respeto por sí mismo. Cuando una persona recupera cierta autonomía física y psíquica, ¡su calidad de vida mejorará!

Además, cuando los niños con discapacidad se vuelven independientes y más equilibrados, se recrea la armonía familiar y se afronta el futuro con menos miedo. Es un trabajo que muchas veces se desarrolla en sinergia con otras figuras clínicas profesionales.

Las terapias ocupacionales consisten en…

La mayoría de las veces, las terapias ocupacionales consisten en actividades grupales. Sin embargo, es posible proporcionar una terapia individual. Es una cuestión contractual entre la familia del paciente y los propietarios de la vivienda.

Las modalidades de las terapias a domicilio pueden adoptar diversas formas. Además, está a cargo de personal cualificado para hacerlas en el hogar, es decir, terapeutas ocupacionales y especialistas en rehabilitación.

Depende de estas personas seleccionar las actividades necesarias y deseadas, guiadas por los requerimientos individuales de sus pacientes.

Los tipos de terapias a domicilio más comunes son: rehabilitación física (indicada principalmente para personas que han sufrido un accidente cerebrovascular), terapias asociadas con parálisis total o parcial, y para personas con trastornos físicos.

Si, por el contrario, el estado de salud del paciente no permite al menos una forma física parcial en el grupo, también se ofrece rehabilitación junto a la cama.

Las formas de rehabilitación incluyen las denominadas cinesiterapia, terapia de movimiento que se usa con mayor frecuencia (como la gimnasia matutina).

Otra forma popular de terapia es el trabajo manual, mejorando no solo las habilidades manuales sino también el riego sanguíneo y la inervación de las extremidades. Estos incluyen tejido, pintura, mimbre o trabajo banal en la cocina.

Además, se incluyen los típicos trabajos manuales en forma de recortes, pinturas o piezas rotas cumplen una función terapéutica.

Un tipo de terapia a domicili un poco diferente, son las que afectan la imaginación y los sentidos de las personas mayores, sobre todo: biblioterapia, musicoterapia, poesíaterapia y dramaterapia.

En verano y primavera se utiliza una terapia al aire libre, basada en el contacto con la naturaleza y la belleza del entorno, denominada terapia estética. También hay otras como coreoterapia y ludoterapia.

Ambas terapias están relacionadas con la diversión y el baile, y que a la vez motivan a la actividad conjunta. Y, por último, tenemos las terapias encaminadas a relajar y aliviar el estado de tensión muscular y psicofísica.

Los resultados de las terapias ocupacionales a veces son sorprendentes

Las personas mayores, pacientes con problemas físicos o aquellas en etapas avanzadas de enfermedades, comienzan a vivir de nuevo gracias a las terapias a domicilio y se vuelven más independientes.

Las personas después de accidentes cerebrovasculares u otras enfermedades que causan problemas de movimiento, necesitan volver a aprender las actividades básicas de la vida cotidiana, por ejemplo: vestirse solas.

Además, con las terapias a domicilio se estimula el ingenio de las personas, se rehabilitan las habilidades motoras finas y se recupera la forma física, por ejemplo: gracias a los paseos.

La cuestión más importante, sin embargo, es la comodidad psicológica: la alegría de cada día en el que la persona puede realizarse, continuar con sus pasiones y compartir sus experiencias con otros residentes de la instalación.

Gracias al trabajo con personal competente, el paciente puede aprender nuevos intereses y desarrollar otras pasiones.

Los terapeutas a domicilio actualmente, además de la ayuda constante para los pacientes en la vida cotidiana, crean un espacio individual para cada uno de ellos

Esta es una esfera extremadamente importante: crear un lugar donde las personas se sientan aceptadas y, sobre todo, ¡necesitadas!

Por lo tanto, las terapias conjuntas ayudan a fortalecer la confianza en uno mismo y a construir valores internos. Y estos son, después de todo, factores esenciales para el bienestar.

Terapia en el hogar

Ejemplos de terapia ocupacional en casa

  • Actividades físicas, por ejemplo, gimnasia matutina.
  • Clases culinarias: preparar y comer juntos.
  • Clases para mejorar la memoria, la concentración, los reflejos y la percepción: juegos y actividades, adivinanzas, crucigramas, lectura, incluso en voz alta (como ejercicio de articulación), escritura.
  • Clases de arte: dibujar, pintar, pegar y jugar con papel (amasar papel, hacer pelotas, recortables).
  • Cineterapia: ver una película/espectáculo teatral y conversar después de la proyección.
  • Clases de música: escuchar música y cantar.
  • Clases de pasatiempos: mantener intereses, desarrollar pasión.
  • Coser, enrollar un ovillo de lana (como ejercicio de motricidad fina, precisión, coordinación ojo-mano).
  • Trasplantar plantas de interior (como hortiterapia, un ejercicio para calmarse).
  • Jugar la palabra serpiente: dar la palabra, que comienza con la última letra de mi palabra.
  • Ver fotos y hablar sobre el pasado, recordando los eventos que se muestran en las fotos.

En la intimidad del hogar, realmente toda actividad es buena, y es importante que se realice “por alguna causa”, por ejemplo, para mejorar la condición física y mental del paciente.

Recuerda que cada actividad organizada, combinada con una amena conversación, mejorará el estado de ánimo del paciente y más si es una persona mayor o enferma, fortalecerá su fe en sus propias habilidades y volverá a sentirse necesitada.

Al elegir la forma de terapia domiciliaria, pongamos primero las necesidades de nuestros seres queridos, asumamos las actividades que ellos quieren hacer, hagámosles sentir que tienen influencia en lo que hacen.

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

4 × cinco =

Back To Top