Distinguir entre Alzheimer y demencia senil

Distinguir entre Alzheimer y demencia senil - CuidarteAyuda

Seguramente quieres distinguir entre Alzheimer y demencia senil, debido a que has escuchado ambos términos y no te queda claro cuáles son sus diferencias.

Y es que la verdad, se trata de 2 conceptos diferentes que pueden llegar a estar relacionados, ya que el Alzheimer es considerado la principal causa de la demencia.

Para aprender a distinguir entre Alzheimer y demencia senil, es importante que tengas claro el significado de cada una de estas enfermedades, así podrás diferenciar una de otra sin problemas.

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad cerebral que se puede llegar a producir por distintos cambios patológicos, los cuales afectan directamente el funcionamiento de las neuronas.

La enfermedad del Alzheimer es considerada un trastorno neurológico que a medida que avanza, hace que el cerebro se atrofie o encoja, ocasionando al mismo tiempo la muerte de las neuronas.

Por ello, es considerada la causa más común de la demencia, ya que va provocando un deterioro en el pensamiento y el comportamiento, hasta llegar al punto de limitar o afectar a una persona la capacidad de vivir de forma independiente.

Los primeros signos de esta enfermedad, se pueden llegar a reconocer cuando la persona olvida conversaciones o eventos recientes.

A medida que el Alzheimer va avanzando, el deterioro en el cerebro también es mayor, hasta llegar al punto en que la persona afectada olvidará por completo sus tareas cotidianas.

¿Qué es la demencia senil?

La demencia senil por su parte, es una condición que millones de personas pueden llegar a desarrollar, y principalmente se identifica por el deterioro de las funciones intelectuales. Esta enfermedad puede llevar a la persona que lo padece, a ser muy dependiente de otras.

Una persona que padezca de demencia senil, puede presentar en un principio problemas de memoria. Pero, cuando esta enfermedad ya está muy avanzada, puede terminar ameritando asistencia de otras personas. Inclusive, podría llegar a necesitar que terceros hagan todas sus actividades diarias.

Esta demencia tiene el término de senil, debido a que las personas que más se veían afectadas, eran aquellas que pasaban de los 65 años de edad, además era considerada como parte inevitable del envejecimiento.

En la actualidad, se sabe que esta enfermedad no se presenta en todas las personas mayores de 65 años, e inclusive se han conocido casos muy extremos en personas de unos 30 años de edad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), considera que la demencia senil es un síndrome de naturaleza crónica o progresiva, que se encarga del deterioro de la función cognitiva y que afecta de manera directa la memoria, la orientación, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio.

Diferencias y similitudes entre Alzheimer y demencia senil

Como te has podido dar cuenta, ambas enfermedades son denominadas neurológicas, además son irreversibles y degenerativas.

Pero, es muy importante conocer algunos detalles adicionales que permitan distinguir entre Alzheimer y demencia senil.

La demencia no es una enfermedad específica y presenta una gran cantidad de síntomas. Estos llegan a afectar la capacidad de la persona al momento de realizar distintas actividades cotidianas.

Entre los síntomas más comunes de la demencia senil, se pueden mencionar:

  • Deterioro y pérdida de la memoria
  • Cambios en las habilidades de pensamiento
  • Poca capacidad de razonamiento
  • Deficiencia en la concentración y la atención
  • Cambios en el lenguaje y en la habilidad para comunicarse

Por lo tanto, la demencia causa en las personas que la padecen, una disminución en la capacidad para recordar y razonar.

También es capaz de causar grandes dificultades para realizar tareas diarias y que anteriormente realizaba de forma independiente.

La depresión, la irritabilidad y la ansiedad, a menudo son señales que pueden indicar demencia, antes de que la persona presente problemas de memoria.

En estos casos, los médicos suelen evaluar cambios de humor, cambios de personalidad y el estado de ánimo del paciente.

Recordemos que esta enfermedad, es considerada una de las principales causas para que los adultos mayores presenten discapacidad.

El Alzheimer por su parte, es una enfermedad neurogenerativa que su causa aún es incierta. Las lesiones cerebrales causantes de esta enfermedad, pueden llegar a aparecer 15 o 20 años antes de que se presenten los síntomas.

Estos síntomas afectan de manera inmediata la memoria, provocando distintos trastornos, como la memoria episódica, en donde codificar y guardar la información, serán las mayores dificultades que presentará la persona.

Por lo tanto, las personas con Alzheimer, pueden presentar estas conductas:

  • Preguntar una y otra vez las cosas
  • Repetir afirmaciones
  • Olvidar distintos eventos, citas o conversaciones
  • A menudo tienden a dejar objetos en lugares equivocados
  • Perderse en lugares que anteriormente ya han visitado o conocen muy bien.
  • Olvidar el nombre de personas cercanas y objetos de uso diario
  • Expresar sus pensamientos a diario.
  • Uso de palabras incorrectas para identificar algunos objetos
  • Algunos cambios en su conducta

Las personas que sufren de Alzheimer, tienden a tener problemas con sus tareas diarias, realizar varias acciones o actividades al mismo tiempo, tener el control de actividades con el uso numérico, así como ponerse al día con distintos deberes (el pago de sus deudas o control de sus finanzas)

¿Existe algún tratamiento para obstaculizar el progreso de estas enfermedades?

En la actualidad, existen tratamientos que tienen como objetivo, ayudar a los pacientes a gestionar su vida y realizar distintas actividades cotidianas por sí solas.

Estos tratamientos son recomendados por doctores expertos en la materia y tienen como objetivo obstaculizar la enfermedad y evitar que esta se desarrolle rápidamente, pero no pueden llegar a detenerla completamente.

La demencia senil y el Alzheimer, como ya comentamos, están denominadas como enfermedades neurológicas, y son degenerativas e irreversibles, lo que indica que la pérdida de memoria del paciente no puede regenerarse.

En el caso del Alzheimer, esta enfermedad se encarga de degenerar al paciente hasta ocasionar su muerte (esto se presenta en la mayoría de los casos). Mientras que la demencia, no es conocida como una causa de muerte directa.

No existe forma de prevenir la aparición de cualquiera de estas enfermedades. Por ello, los expertos recomiendan que, para el cuidado del organismo y la mente, se realicen actividades deportivas o ejercicios rutinarios en donde el cuerpo se mantenga en forma, y además hay que mantener una alimentación muy sana.

En caso de que un familiar padezca de estas enfermedades, los doctores recomiendan tener mucha paciencia con ellos, así como adoptar y hacer uso de un vocabulario claro y sencillo al momento de dialogar con ellos.

Si te encuentras en una situación en la cual un familiar padece alguna de estas enfermedades y necesitas ayuda, no dudes en contactar con nosotros.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

8 + 1 =

Back To Top